Más Dermatología, n.º 34

frontera dermatológica Ácido tranexámico en dermatología Más Dermatol. 2021;34:21-27 doi:10.5538/1887-5181.2021.34.21 26 Agencia de Seguridad de Productos Sanitarios de Francia (AFSSAPS) solicitó a la CE una evaluación sobre el uso y la seguridad del AT en productos cosméticos por su posible potencial sensibilizante a nivel cutáneo, la CE concluyó que las aplicacio- nes tópicas del 2 al 3% de AT exhibían una reduc- ción de la pigmentación inducida por rayos UV y que no podía descartarse su potencial sensibili- zante 13 . Hasta el momento, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores (SCCS, Scien- tific Committee on Consumer Safety) no ha publi- cado ningún comunicado al respecto, por lo que se considera seguro su uso 14 . Recientemente, las autoridades noruegas han elaborado un análisis toxicológico del AT 15 , en el que se concluye su seguridad de uso cuando se utiliza como ingre- diente cosmético en cremas y mascarillas faciales a una concentración del 3%. Sin embargo, dado que los productos cosméticos no pueden tener actividad terapéutica, se acostumbra a utilizar dosis inferiores al 2 % para garantizar la seguridad e indicación cosmética del producto final. CONCLUSIONES En dermatología, la mejor evidencia que respalda el uso del AT en monoterapia es para el melasma y la hiperpigmentación posinflamatoria, pero con- tinúa existiendo un elevado riesgo de recaída des- pués de la interrupción del tratamiento. La inves- tigación sobre su eficacia y seguridad a largo plazo sigue siendo limitada. El uso de AT tópico e inyec- tado para reducir el sangrado en la cirugía derma- tológica ha mostrado ser prometedor y puede resultar particularmente útil en pacientes someti- dos a procedimientos quirúrgicos (incluida la ci- rugía micrográfica de Mohs). Los informes de casos han sugerido que el AT puede también ser útil para el tratamiento de la rosácea eritematote- langiectásica y del liquen plano pigmentoso. Curiosamente, las dosis de AT son variables de- pendiendo de la afección que se está tratando. La dosis más alta de 100 mg/mL (10%) se requiere para la prevención de hemorragias, mientras que la dosis en el tratamiento del melasma y la hiper- pigmentación posinflamatoria es variable, osci- lando entre 4 y 50 mg/mL. El AT en una cohorte de pacientes cuidadosamente seleccionada tiene potencial para ser un tratamiento eficaz y rentable; sin embargo, es esencial el asesoramiento y el cri- bado de los pacientes, particularmente, para la trombofilia. PUNTOS DE APRENDIZAJE • El AT es un agente antifibrinolítico de larga duración con múltiples usos descritos en derma- tología. • Se mantienen las indicaciones dermatológicas para el uso de AT fuera de indicación. • Se ha utilizado AT sistémico, tópico e intradérmico para tratar eficazmente el melasma. • Los efectos adversos del AT incluyen dolor abdominal, hinchazón, náuseas y vómitos, entu- mecimiento o prurito facial, acúfenos, amnesia transitoria, temblor, dismenorrea, caída del cabello, hipertricosis facial, hinchazón de los labios o periorbitaria y palpitaciones. • Se debe asesorar a los pacientes sobre los riesgos de eventos tromboembólicos subyacentes. Los factores de riesgo deben determinarse antes del inicio del tratamiento.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==