Más Dermatología, n.º 32

Magia en la piel el beso de la mariposa Es quizá preceptivo, para una mente racional que pretende ser científica como la mía, iniciar un tema par- tiendo de la definición del objeto de estudio, consensuada por los exper- tos lingüistas. Así pues, he buscado en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) el término magia y he encontrado esto: «1. f. Arte o cien- cia oculta con que se pretende pro- ducir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con la intervención de seres imaginables, resultados contra- rios a las leyes naturales». Mi primera sorpresa ha sido que la magia pueda ser considerada una ciencia, esto es, un conjunto de cono- cimientos que se alcanzan a través de la lógica y del método científico. ¿Seguro? De nuevo he hecho uso de mi racio- nalidad y he buscado en el dicciona- rio de la Real Academia Nacional de Medicina la susodicha palabra, y ¡oh, no, sorpresa!, la palabra magia no exis- te en ese ámbito. Y me he quedado mucho más tranquila. Porque yo siempre he asociado la magia con lo inverosímil, lo increí- ble, lo inalcanzable si únicamente se emplean las fuerzas naturales. Aque- llas intervenciones quirúrgicas que presumían de hacerse solo con las manos y sin anestesia, las pulseras magnéticas que juraban remediar la artrosis, el agua imantada que hacía desaparecer la dermatitis atópica, el champú para caballos que curaba la alopecia… Y por eso, no creía en la magia. Sin embargo, tratando a mis pacien- tes dermatológicos, he oído muchas veces la frase: «Doctora, esto parece magia». Y tenían razón. Porque magia puede parecer que un cáncer de piel (basocelular superficial) se cure con una crema (imiquimod) en lugar de avanzar inexorable salvo que se extir- pe; o que una enfermedad crónica y estigmatizante como la psoriasis des- aparezca con un tratamiento bioló- gico con tan solo una inyección perió- dica; o que dejando de ingerir gluten en la alimentación habitual, se borre la dermatitis herpetiforme… Pero como bien dicen mis pacientes, pare- ce, pero no lo es. Por eso prefiero considerar que la magia es un arte, en el que todo va de acuerdo a las leyes de la naturale- za, pero los que lo vemos y lo senti- mos no llegamos a comprender. La medicina, la dermatología como parte de ella, ha sido sujeto de la ma- Aurora Guerra-Tapia Profesora titular de Dermatología. Departamento de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid. Exjefa de la Sección de Dermatología. Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid. Directora del Máster en Dermofarmacia y Formulación Cosmética. Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). «El que no cree en la magia nunca la encontrará». R OALD D AHL (1916-1990) Más Dermatol. 2020;32:41-43 doi:10.5538/1887-5181.2020.32.41 41

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==