Más Dermatología, n.º 36

editorial Delegación de tareas médicas a enfermería. ¿Se debe instaurar de rutina en dermatología? Más Dermatol. 2021;36:3-4 doi:10.5538/1887-5181.2021.36.3 4 ción a la consulta de terapia fotodinámica y reali- zación de la técnica de cada una de las enferme- dades objeto de su atención; atención a la consulta de fototerapia y realización de la técnica denomi- nada fototerapia (cabina con radiación ultravioleta A [UVA] y B [UVB], manos y pies con UVA y UVB y facial con UVA y aplicación de psoraleno tó- pico) 1-6 . En cada una de estas tareas que se delegan, se han definido procedimientos de actuación que están revisados y aprobados según un procedi- miento de gestión, en el que se detalla clara- mente 5,6 : • Perfil del profesional que va a asumir la delega- ción en lo que se refiere al problema de salud, procedimiento y/o técnica concretos. • Descripción de las actuaciones y/o competencias que se delegan. • Marco y condiciones en los que se va a realizar la delegación. • Plan de formación con contenidos que incluyan los conocimientos y habilidades que se deben adquirir, y el detalle de los niveles de conoci- mientos necesarios para su posterior evaluación. • Sistema de evaluación y revaluación periódica para acreditar el mantenimiento de las compe- tencias adquiridas. • Rol del profesional responsable de la delegación con sistemática de actuación, especificación de las situaciones en las que debe consultarse al profesional responsable de la delegación por hallazgos o situaciones clínicas no previstas, y supervisión y papel que desarrollar en el proceso de delegación. • Certificación de la capacitación por parte del profesional responsable de la delegación. • Firma de aceptación de esta delegación por parte de todos los miembros del servicio. En el momento actual, después de la buena ex- periencia de 14 años, se está ampliando la delega- ción de nuevas técnicas. Sin embargo, se han ob- jetivado en su andadura una serie de problemas que son difíciles de solventar y vienen derivados, casi en su totalidad, de la suplencia de estos pro- fesionales cuando presentan bajas laborales o de otra índole 5-7 . BIBLIOGRAFÍA 1. Smith MC. Nursing research: what is it and how can derma- tology nurses use it? Dermatol Nurs. 2007;19(5):435-7; quiz 438. 2. Ersser SJ, Kaur V, Kelly P, Langøen A, Maguire SA, Nicol NH, et al. The contribution of the nursing service worldwide and its capacity to benefit within the dermatology field. Int J Der- matol. 2011;50(5):582-9. 3. Kottner J, Surber C. Skin care in nursing: a critical discussion of nursing practice and research. Int J Nurs Stud. 2016;61: 20-8. 4. Courtenay M, Carey N. A review of the impact and effective- ness of nurse-led care in dermatology. J Clin Nurs. 2007;16(1): 122-8. 5. Bobonich M, Nolen M. Competencies for dermatology nurse practitioners. J Am Assoc Nurse Pract. 2018;30(11):606-13. 6. Krensel M, Augustin M, Rosenbach T, Reusch M. Waiting time and practice organization in dermatology. J Dtsch Dermatol Ges. 2015;13(8):812-4. 7. Slade K, Lazenby M, Grant-Kels JM. Ethics of utilizing nurse practitioners and physician’s assistants in the dermatology setting. Clin Dermatol. 2012;30(5):516-21.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==