Más Dermatología, n.º 37

Más Dermatol. 2022;37:23-27 doi:10.5538/1887-5181.2022.37.23 24 La entrevista al experto Rosa Ortega del Olmo: Cómo tratar las alopecias en el anciano los mayores de 60 años; de edad avanzada a los que se encuentran entre los 60 y los 74 años, viejos —o ancianos—, entre los 75 y los 90 años; y muy ancianos a los mayores de 90 años. En plena crisis de la COVID-19, hoy más que nunca, los conceptos de anciano, tercera edad, personas mayores, abuelos, etc. necesitan de una objetivación social que nos permita, además de ser «políticamente correctos», definir debidamente al grupo social que representan dichos conceptos. De todas formas, no siempre coinciden los años que tenemos (edad cronológica) con el estado funcional de nuestros órganos en comparación con un estándar biológico (edad biológica), sin olvidar lo que podríamos considerar la edad «existencial». ¿Cuáles son los cambios que ocurren en el cabello a lo largo de la vida? Al ir aumentando la edad de las personas, el cabello sufre diferentes cambios: 1. Cambio de color. Los folículos producen menos melanina, apareciendo las canas. El encanecimiento suele empezar hacia los 30 años de edad, aunque este fenómeno está condicionado genéticamente. Las canas tienden a aparecer de manera más temprana en personas de raza blanca y de manera más tardía en las razas asiáticas. 2. Cambios en el grosor del cabello. Ocurren por la disminución de la tasa de crecimiento del cabello por los cambios físicos propios de la vejez. 3. Pérdida de densidad. A medida que una persona envejece, la tasa de crecimiento del cabello disminuye, es decir, los folículos no permiten el crecimiento del cabello tan rápido como antes. Con el paso del tiempo, hay una menor producción de colágeno y una renovación celular más lenta. En el momento en que un hombre llega a los 60 años, el 80 % tiene algún grado de calvicie o un adelgazamiento sustancial del cabello. Las mujeres mayores también se ven afectadas. Con la llegada de la menopausia, se produce un desequilibrio hormonal en la mujer, que, en algunos casos, afecta al folículo, provocando una reducción drástica del crecimiento del cabello. Si a esto le sumamos alguna carencia (de hierro, potasio, proteínas, ácido fólico, cinc, vitaminas del grupo B), las posibilidades de que haya una pérdida notable de pelo crecen y, entonces, ya sí estaríamos hablando de alopecia, que se considera la pérdida anormal del cabello y que puede afectar no solo al cuero cabelludo, sino a cualquier zona donde haya pelo, como las cejas, las pestañas, la barba, las axilas o la región genital. ¿Se puede evitar que salgan las canas? ¿Hay algún tratamiento? ¿Cómo debe cuidarse el pelo canoso? Los cambios del color del pelo pueden considerarse fisiológicos. Los suplementos nutricionales, las vitaminas y otros productos no detienen ni disminuyen la velocidad de dicho proceso de encanecimiento. Puede ocurrir que, cuando el pelo se vuelve blanco, se ponga amarillo por acción de diferentes factores externos y ambientales, sobre todo, si tienen en su composición sulfato de cobre. Entre los factores ambientales que con más frecuencia contribuyen a poner amarillo el pelo blanco, están los residuos de champú, las sustancias químicas de productos capilares sobreprocesados, la aplicación de aceites naturales en el cuero cabelludo, los depósitos minerales del agua de la ducha, el humo ambiental del tabaco o los tubos de escape de los automóviles y el cloro de la piscina. Pueden hacerse diferentes tratamientos, como utilizar de vez en cuando un champú de color azul o violeta, que neutraliza el color amarillo (hay muchos en el mercado), o un remedio casero, que consiste en aclarar el pelo con una solución de zumo de limón después de lavar la cabeza con un champú neutro. ¿Qué tipos de alopecia suelen verse en el anciano? La alopecia en personas mayores es una situación bastante común, que no debe pasarse por alto. Más allá de los cambios físicos asociados al envejecimiento, la pérdida de cabello puede estar relacio-

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==