Más Dermatología, n.º 38

Más Dermatol. 2022;38:19-22 doi:10.5538/1887-5181.2022.38.19 20 ORIGINAL Lesiones clínicamente compatibles con alopecia frontal fibrosante en pacientes con lupus eritematoso crónico: ampliando el espectro del síndrome de solapamiento Del Boz González FJ et al. • Caso 3. Mujer de 49 años con antecedente de LCC confirmado mediante biopsia, que afectaba al cuero cabelludo y la cara. Cinco años después, desarrolló una marcada recesión de las líneas de implantación frontotemporales y pérdida de las cejas. • Caso 4. Mujer de 57 años con lesiones en el cuero cabelludo, la cara y el tronco de LCC confirmadas histológicamente. Dos años después, desarrolló un retraso de las líneas de implantación frontotemporales, descenso de la densidad capilar en la cola de las cejas, depresión de las venas frontales y pápulas faciales. En los cuatro casos, se realizó tricoscopia, apreciándose eritema e hiperqueratosis perifolicular, pelos solitarios y estructuras vasculares arboriformes en las líneas de implantación frontotemporales (fig. 2 A), y se llevó a cabo una biopsia de las nuevas lesiones con la sospecha clínica de una AFF y, en todas, los hallazgos fueron superponibles, observándose infiltrado inflamatorio de predominio linfocitario a nivel de la dermis superficial y profunda y con afectación perivascular y perianexial, degeneración vacuolar de la capa basal, fibrosis focal y depósitos de mucina (fig. 2 B-D), siendo más concordantes histológicamente con el diagnóstico de LCC. DISCUSIÓN Estos casos son un ejemplo del reto diagnóstico que pueden suponer las alopecias cicatriciales. Así, aunque se haga una aproximación diagnóstica basada en la clínica, en muchos casos, la correlación clínicohistológica no permite un diagnóstico preciso. Estas pacientes habían presentado lesiones de LCC durante 2-5 años, desarrollando posteriormente lesiones clínicamente muy sugestivas de AFF. Para procurar confirmar dicho diagnóstico, se realizó una biopsia, si bien, los hallazgos histológicos fueron compatibles con el diagnóstico previo de LCC. A pesar de ello, al menos, tres de las pacientes (casos 1, 2 y 4) cumplirían criterios diagnósticos de AFF2 y, en el segundo caso, es posible que, con el tiempo, puedan cumplirse también (actualmente, cumpliría un criterio mayor y uno menor). FIGURA 1. Hallazgos clínicos de las pacientes. A y B) Placas de alopecia cicatricial en el cuero cabelludo biopsiadas con diagnóstico de lupus cutáneo crónico correspondientes a las pacientes de los casos 3 (A) y 2 (B). C y D) Lesiones clínicamente sugestivas de alopecia frontal fibrosante: recesión de la línea frontotemporal, pérdida de la densidad capilar en la cola de las cejas y «pelos solitarios» en la zona frontal, correspondientes a las pacientes de los casos 4 (C) y 1 (D). A B C D

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==