Más Dermatología, n.º 38

Más Dermatol. 2022;38:6-10 doi:10.5538/1887-5181.2022.38.6 8 ARTÍCULO DE REVISIÓN Toxicodermias II Sánchez Vicens A et al. y determina la gravedad y el pronóstico de la enfermedad. Para el diagnóstico de DRESS, es necesario cumplir los siguientes criterios: 1. Erupción cutánea aguda. 2. Fiebre (>38 °C). 3. Linfadenopatía de, al menos, dos sitios. 4. Afectación de, al menos, un órgano interno. 5. Linfocitosis (>4 × 103/μL) o linfocitopenia (<1,5 × 103/μL). 6. Eosinofilia sanguínea (>10% o 700/μL). 7. Trombocitopenia (<120 × 103/μL). Según este sistema de puntuación, los pacientes se clasifican en diagnóstico definitivo (>6), probable (4-5), posible (2-3) o sin diagnóstico de DRESS (<2)9. Los fármacos causantes se limitan a unas pocas categorías farmacológicas, incluidos los anticonvulsivos, los agentes antiinfecciosos (antibióticos, antituberculosos y antivirales), las sulfonamidas y los medicamentos para reducir el ácido úrico; a menudo, se asocian a la ingesta de carbamazepina, dapsona, fenitoína, sulfasalazina, fenobarbital, alopurinol y zonisamida. El curso clínico del DRESS, generalmente, dura más de 15 días, con una tendencia a cuadros clínicos muy prolongados. A veces, se pueden encontrar FIGURA 1. Afectación facial del exantema medicamentoso con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS; del inglés, drug rash with eosinophilia and systemic symptoms). casos de reactivaciones episódicas de los virus del herpes humano (VHH), especialmente, del VHH-610. El tratamiento consiste en corticoides sistémicos hasta lograr el control completo de la enfermedad. Se ha propuesto una dosis inicial de 0,5 a 1,0 mg/kg al día de prednisolona, con una disminución gradual durante 2-3 meses. Puede reducir la aparición de brotes de la enfermedad y disminuir la probabilidad de desarrollo de secuelas autoinmunitarias. Se necesitan ajustes individuales para cada caso según la gravedad de la enfermedad y la comorbilidad subyacente. Son signos de alarma que nos deben hacer saltar las alertas la aparición de: edema facial, eosinofilia marcada, lesiones en mucosas o conjuntivas, ojos o piel dolorosos, lesiones cutáneas grisáceas y desprendimientos/erosiones epidérmicas, que indican una mayor posibilidad de una erupción grave por el fármaco. Síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica Son emergencias médicas raras, pero muy graves. La evidencia indica cada vez con más fuerza que son dos entidades dentro del mismo espectro de reacciones adversas cutáneas graves, diferenciadas únicamente por el grado de de desprendimiento de la piel y que, por ello, no debemos estudiarlos como dos eventos distintos. La mortalidad del SSJ está en torno al 5%, llegando al 20-25% en casos de NET. Las lesiones de NET/SSJ aparecen inicialmente en la zona preesternal, la cara, las plantas y las palmas. La afectación de las mucosas oral, ocular y genital se caracteriza por eritema y erosiones y está presente en el 90 % de los pacientes (fig. 2). Las lesiones iniciales son máculas eritematosas lívidas, que pueden o no presentar infiltración, con tendencia a colapsar de forma precoz y evolucionar a ampollas tensas11. Conforme progresa la enfermedad, las lesiones forman áreas extensas y confluentes de despegamiento de la piel. El signo de Nikolski es positivo. La extensión de las lesiones es el factor pronóstico más importante. De hecho, se ha pro-

RkJQdWJsaXNoZXIy MTAyMDQzMg==